ÚLTIMAS HORAS

PROGRAMA EXPERTO FÚTBOL

70% DESCUENTO

Días
Horas
Minutos
Segundos

Transiciones ofensivas y defensivas en el fútbol

¿Qué importancia tienen para ti las transiciones? Antiguamente las transiciones ni siquiera se consideraban fases del juego, sino simplemente momentos derivados del ataque y la defensa.

 

En el blog de hoy nos vamos a hablar sobre las transiciones ofensivas y defensivas en el fútbol, dos de las fases del juego más determinantes en un partido.

 

La transición es el momento en el que el juego cambia y ambos equipos deben reaccionar rápido, sobre todo el equipo que pierde la posesión. En estos momentos, el equipo que estaba en fase defensiva pasa a atacar mientras que el otro pasa a defender, y cómo estos tengan una idea clara de cómo elaborar la transición, puede ser decisivo en el resultado final del partido.

 

Las transiciones son una parte importante del fútbol, ya que son el momento en que un equipo puede ganar o perder ventaja en el juego. Existen dos tipos de transiciones: ofensivas y defensivas. Las transiciones ofensivas ocurren cuando un equipo ha recuperado el balón y trata de atacar la portería rival. Las transiciones defensivas ocurren cuando un equipo pierde el balón y debe reorganizarse para recuperarlo y evitar el ataque efectivo del equipo rival. Es importante que los equipos estén preparados para ambos tipos de transiciones y tengan estrategias para aprovecharlas a su favor.

 

Los entrenadores de dos de los equipos más importantes de la Premier League, Jürgen Klopp del Liverpool y Pep Guardiola del Manchester City, han compartido sus perspectivas sobre las transiciones en el fútbol. Klopp afirmó que “el fútbol es un juego de velocidad y transiciones, y que el mejor momento para recuperar el balón es inmediatamente después de perderlo”. Por su parte, Guardiola dijo que sus jugadores deben siempre querer tener el balón, y si no lo tienen deben perseguirlo como perros de caza para recuperarlo rápidamente cerca de la portería rival.

 

Transición Ataque-Defensa

  1. Esta transición implica que el jugador más cercano al poseedor del balón presione para robarla o retrasar la acción del oponente, mientras sus compañeros se repliegan y se organizan defensivamente. Es importante tener en cuenta la recuperación de la posición después de perder el balón y avanzar detrás de la línea horizontal imaginaria que marca la ubicación del balón.
  2. Los jugadores defensivos se posicionan según su sistema de juego, reducen los espacios, bloquean los pasillos interiores o exteriores dependiendo de dónde vaya la pelota, y evitan las líneas de pase del poseedor mientras esperan la llegada de más compañeros.
  3. Si el equipo defensivo está organizado y cuenta con el número adecuado de jugadores de acuerdo con su modelo de juego, aplicará los principios defensivos (repliegue, basculación, marcajes, anticipación, entradas, coberturas, temporización, presión, reducción de espacios, etc.) y una ocupación racional del campo de juego a defender.

 

Transición Defensa-Ataque

  1. Como actuamos después de robar el balón depende de dónde lo robamos (en nuestro campo, en el campo del contrario, cerca de su área, por una banda o por el centro). También debemos considerar si la defensa del contrario está muy desorganizada o no, si tienen muchos o pocos jugadores y si tenemos mucho o poco espacio. Decidiremos si hacemos un ataque rápido con pocos jugadores o un ataque más elaborado y preciso con los jugadores que tenemos a mano o con alguna incorporación adicional.
  2. Es importante tener en cuenta la velocidad, la precisión y la finalización de la jugada.
  3. Lo más importante es asegurarnos una primera acción buena: conducir, regatear, hacer un pase corto o largo, hacia atrás, hacia los lados, hacia adelante, etc. El primer toque debe ser bueno. Debemos elegir cuidadosamente qué hacer: darle velocidad o tomar una pequeña pausa, no apresurarnos para avanzar con seguridad.
  4. Cuando tenemos la oportunidad de atacar de forma rápida, debemos aprovechar la confusión en la defensa del equipo contrario y realizar un juego directo con pocos jugadores y pocos toques. Si el ataque se produce por el centro, será más veloz, mientras que si es por las bandas será un poco más lento. Trataremos de aprovechar el espacio que ha dejado el lateral del equipo contrario en el lado que atacamos.
  5. Si nuestro equipo se encuentra en una posición favorable y está bien organizado, podemos llevar a cabo una transición estratégica o planificada. Esto nos permitirá realizar un ataque más elaborado y efectivo, siempre manteniendo una alta velocidad y evitando que el equipo rival se organice defensivamente. Nuestro objetivo será avanzar hacia la portería contraria, tratando de superar la primera línea de defensa y llegar con el mayor número de jugadores posible.

 

Cómo entrenar las transiciones

 

Como hemos podido comprobar, en el fútbol las transiciones son momentos clave del juego que involucran un cambio y una serie de acciones por parte de ambos equipos, ya sea para atacar o para defenderse. Por esta razón, es importante entrenar tanto las transiciones ofensivas como las defensivas en los entrenamientos, ya que dominarlas puede ser determinante para ganar partidos. Si te gustaría aprender los puntos claves de las transiciones y conocer cuáles son las tareas para hacer que tu equipo domine estas fases del juego, te recomendamos nuestra masterclass: Transiciones Ofensivas y Defensivas en el Fútbol; impartido por Mila Martínez, entrenadora del FC Juárez Femenil de México.

 

Recuerda que todas nuestras masterclass están incluidas de manera gratuita en la mejor membresía de formación del mundo del fútbol: CF Plus. Si quieres disfrutar de contenido exclusivo, +300 tareas para tus sesiones, y nuevo contenido cada mes, hazte plus.

Artículos relacionados